13 sept. 2014

Fallo del I Premio Titania de Novela Romántica

Titania tiene el placer de anunciar que hoy, día 12 de septiembre, se le ha comunicado al autor de la obra Desde que te vi, José de la Rosa, que ha sido el ganador del I Premio Titania.


El jurado del Premio, compuesto por profesionales especializados en literatura romántica, Nuria Casás, Merche Diolch y Claudia Pazos, han elegido

esta obra como ganadora por unanimidad, entre el centenar que optaba a este galardón.

La primera edición de este premio, dotado de 5.000 euros para el ganador más la publicación de la obra en febrero de 2015, ha caído en Sevilla. El autor, licenciado en Comunicación Audiovisual, se dedica al mundo editorial, en específico a la novela romántica, en la práctica de la edición, la formación y la escritura.

Según la nueva editora del sello Titania de Ediciones Urano, Esther Sanz, “Desde que te vi es una novela romántica, bien construida y narrada, que se centra sobre todo en el romance y los sentimientos de unos personajes cercanos y reales”. Sanz ha destacado “el estilo elegante, sensual y efectivo del autor” y ha mostrado su entusiasmo en retomar el género romántico contemporáneo en la colección Titania Amour con autores nacionales como José de la Rosa.

La obra ganadora parte de la idea de que el destino se puede encontrar en el camino que tomamos para esquivarlo, con 235 páginas que nos cuentan los enredos de una protagonista enamorada de un gigoló de una sola noche. Según De la Rosa, “Desde que te vi está inspirado en el cuento de La bella durmiente, con malvada incluida”.

El jurado ha destacado de la obra:

  • El estilo narrativo del autor: delicado, efectivo y elegante.
  • La trama bien estructurada, sin cabos sueltos y con una buena resolución final.
  • El buen tratamiento de las escenas eróticas. Sin ser excesivas y siempre muy bien incluidas en la historia.
  • Los personajes bien construidos.
  • El final, que aunque predecible, es pintoresco y bien llevado.

El anuncio del premio coincide con la nueva etapa de Titania, que ahora presenta nuevas colecciones para lectores de Romántica adulta contemporánea: Titania Amour (Contemporánea), Titania Época (Histórica), Titania Luna Azul (Fantasía), Titania Sombras (Erótica), Titania Fresh (New Adult).

22 ago. 2014

Perspectiva de la Novela Romántica 2015… ¿hacia dónde vamos?


Empezar un artículo sobre pasado, presente y perspectiva de la novela romántica hablando de Lehman Brothers no es lo más usual, pero es que esta empresa fundada en 1850, que había resistido una guerra civil, la crisis bancaria del 1907, el Crack del 29, los escándalos en el trading de bonos, los colapsos en Hedge Funds, etc. no superó la crisis (subprime) de 2008 y conformó la mayor quiebra de la historia hasta el momento. Eso sucedió el 15 de septiembre y se considera el punto de partida de esta crisis que sufrimos, que tantas cosas ha cambiado y que por supuesto ha afectado (y mucho) al sector editorial y al género romántico que es el que vamos a analizar aquí. 

Un artículo como éste solo tiene sentido si se aportan datos fiables y fuentes ciertas. Eso pretendo en las próximas líneas por lo que te pido disculpas de antemano por los paréntesis, los gráficos y las citas. A partir de este momento intentaré dejar claro cuáles son mis opiniones personales y cuáles los datos objetivos mediante la incorporación de sus fuentes. Al final me permitiré sacar conclusiones. Éstas no serán verdades sino, desde mis perspectiva, lo que percibo que será el futuro en los próximos años una vez analizados antecedentes y cifras. Pero antes… demos un paseo por el sector de la Novela Romántica y veamos de qué estamos hablando.

LA NOVELA ROMÁNTICA; HASTA HACE POCO UN GÉNERO ANGLOSAJÓN


La novela romántica ha sido hasta hace poco un género netamente anglosajón (USA, Reino Unido y Canadá).

Tal y como lo entiende la asociación Romance Writers of America (RWA), una novela debe tener dos elementos básicos para ser llamada «romántica»: una historia de amor central y un final emocionalmente satisfactorio y optimista (Fuente: The Romance Writers of America)

Déjame que te explique qué es eso de la RWA. Se trata de una asociación sin ánimo de lucro compuesta por más de 10.000 escritoras y escritores de novela romántica y otros profesionales del ramo cuya misión es promover los intereses profesionales de los novelistas de carrera enfocada a través de la creación de redes y su promoción.

Esta asociación, mediante estudios anuales, nos aporta una visión muy clara de un industria de mil millones de dólares al año en los Estados Unidos

Las novelas románticas pueden tener cualquier tono o estilo. Pueden localizarse en cualquier lugar o tiempo, y tienen diferentes niveles de sensualidad, que van desde lo más dulce a lo más caliente (Fuente: The Romance Writers of America). 

Estas diferencias permiten crear subgéneros específicos y dotan al género de una diversidad y dinamismo difícil de encontrar en otros géneros dentro de la ficción literaria. 

Vamos a dimensionarlo para hacernos una idea de qué estamos hablando.

  • El valor estimado anual de las ventas totales de novela romántica en USA en 2013 fue de 1.080 millones de dólares (fuente: BookStats). En España el volumen de negocio de la novela romántica fue de 48 millones de euros en 2013 (fuente: Federación de gremios de editores de España)



  • Dentro de la Ficción para adultos en USA, la novela romántica ocupa una cuota del 13% (fuente: Nielsen Libros y Consumidor Tracker, BISAC Romance).  En España el informe de la Federación de Gremios de Editores no segrega entre ficción y no ficción por lo que debemos compararlo con el volumen que ocupa la novela romántica dentro del paraguas de la Literatura en general y que nos arroja una cuota del 7,6%.


  • Si lo vemos por formatos, podemos decir que el 39% de los libros románticos comprados en USA son eBooks, el 32% bolsillo, el 18% trade, el 9% tapa dura, el 1% audio y otro 1% en varios formaros sin especificar (fuente: Nielsen Unidos Romance Paisaje Q1 2014). No he encontrado fuentes para comparar este dato en España, pero solo hay que echar un vistazo a Amazon.es para darse cuenta de que la compra según formatos empieza a parecerse mucho a esto y de que la autoedición en digital es cada vez más fuerte.



  • En USA el comprador de novela romántica es la mujer, con un 84% de la cuota, dejando al hombre en un 16% (fuente: Nielsen Libros y seguimiento del Consumidor)


  • La edad del comprador de libros de romántica podría centrarse en los 30-54 años, ya que esta horquilla supone en 41% de la compras por edad (Fuente: Nielsen Romance Encuesta comprador para RWA) 

LA NOVELA ROMÁNTICA EN ESPAÑA


En junio de este año se publicó el avance estadístico del informe anual de la Federación de Gremios de Editores de España. Los datos que arrojaba no eran nada halagüeños. A precio constante la facturación en el mundo del libro ha caído en los últimos 10 años un 39% y nada indica que se haya tocado fondo ya que (sobre todo en los dos últimos años) las caídas han sido vertiginosas con más de un 10% anual.

No voy a centrarme en analizar los datos del informe porque encontrarás en la Red decenas de artículos de personas más preparadas que yo que hacen apreciaciones muy acertadas. Lo que sí quiero hacer es un recorrido por lo que ha pasado en los últimos 10 años en el sector de la novela romántica en España y cómo esta visión puede darnos respuesta a lo que está sucediendo en este momento e ideas posibles de lo que quizá suceda en el futuro.

Los datos que vamos a ver a partir de ahora están extraídos de los informes anuales de la Federación de Gremios de Editores de España a amenos que se diga lo contrario.

FASE 1Diez años atrás el sector de la novela romántica estaba compuesto en España por unas pocas editoriales, fuertes y bien posicionadas, con excelentes editoras que tenían buen ojo y bien parceladas sus líneas de edición así como lectores fieles. En esta primero fase nos encontramos con un mercado basado en la compra de derechos internacionales y fueron relativamente «pocas» las autoras anglosajonas (para hacernos una idea de cuánto de pocas pensemos que solo asociadas a la RWA que hayan publicado son del orden de 2.300 autoras) que pasaron el filtro de calidad y que llegaron a traducirse y editarse en nuestro país en aquella época. En 2007 se publicaron 1.037 títulos en España con una gran tirada media de 5.070 unidades.  Este dato refleja muy bien la situación del momento: público fiel y largas tiradas para cubrir la demanda.





FASE 2: Como opinión personal ubico en 2006 la fecha en que este panorama empezó a cambiar para entrar en una fase 2. La editorial Terciopelo lanza un premio de novela romántica que gana la escritora Jezz Burning con su «Al llegar la noche». Antes se habían producido otros intentos para publicar a autoras de habla hispana, como el premio que en 2004 lanzó Harlequin Ibérica (siempre una editorial pionera) pero que no tuvo continuidad. O el intento de otras editoriales de pequeño tamaño por editar a autoras locales, sin excesiva repercusión. Elijo esta fecha de 2006 porque implica tres hitos unidos que marcaron un cambio: 


  1. Una editorial de tamaño considerable como Roca (Terciopelo) piensa en publicar en nuestra lengua. 
  2. Se convoca un premio con continuidad que sigue vigente hasta nuestros días.
  3. Lo gana una autora que mantiene una constante publicando.

FASE 3: A partir de aquí, el sector sigue creciendo y tomando esta dirección, vadeando incluso de manera afortunada los primeros años de la crisis hasta el año 2009 (se pasa de publicar al año 1.037 títulos a publicar en estos años 1.799. Aunque es cierto que otros datos nos vaticinan que las cosas empiezan a  ir mal: la tirada media baja a la mitad (de 19.612 a 8.192 libros por título), y la facturación empieza a resentirse en 2009, bajando por primera vez de los 40,03 millones de 2008 a los 36,33 millones en 2009. 

En este periodo otras editoriales empiezan a darse cuenta de que las pocas autoras que se están publicando tienen cierto éxito y que es mucho más rentable publicar a autoras noveles y locales (ahorro en compra de derechos, adelantos y traducciones).


FASE 4: Los dos años siguientes (2010 y 2011) la tendencia en el sector de la novela romántica se mantiene mientras la crisis hace estragos en el Mundo del Libro. Se crean nuevas editoriales que ven en la romántica en español una buena opción y  no solo las editoriales pequeñas y medianas se dan cuenta de esto, sino que los grandes grupos (siempre más lentos en reaccionar) empiezan a percibir al sector romántico de autoras locales como una fuente estable de ingresos y de ahorro de costes ya que se están produciendo ciertos fenómenos que así lo atestiguan. 



Vamos a ver tres de estos fenómenos que apuntan que la novela romántica en español es un sector seguro:


  1. Megan Maxwell, siguiendo la tendencia antes descrita, publica su primera obra («Te lo dije») con una pequeña editorial sevillana en 2009. En breve se convierte en un fenómeno de masas y en 2011 ya es una de las autoras más leídas en nuestra lengua.
  2. En 2005 se publica la primera entrega de la saga «Crepúsculo» que dará un impulso importante al sector de la novela romántica en general y que junto con el resto de títulos de la saga serán los más vendidos del momento lo que ayuda a que el sector se mantenga en estos años de crisis. A nivel local lanza a muchas autoras que escriben género paranormal y las editoriales apuestan por ellas.
  3. En 2011 se publica «50 sombras de Grey» que de nuevo provoca una nueva tendencia en el sector en este caso hacia la novela romántica erótica y a la vez hace que éste se mantenga en números. A pesar de las polémicas (¿Romántica erótica o solo erótica?) ahora mismo es una tendencia clara que ha impulsado a que muchas autoras locales se ubiquen el este subgénero y quizá se encuentre en meseta, empezando a declinar en los próximos 2 o 3 años.

A su vez hay que decir que en esta fase 4 nos encontramos con una demanda superior a la oferta, lo que es en principio inaudito y se pone en marcha una búsqueda constante de autores de novela romántica por parte de las editoriales


FASE 5: El último periodo comprende 2012 y 2013 donde empezamos a notar que el sector de la novela romántica, con los buenos datos obtenidos por éxitos como los anteriores, se consolida convirtiéndose en uno de los pocos que remonta con cierto éxito la crisis




Se han producido ajustes importantes. A pesar de haber aumentado el número de editoriales que publican romántica, el número de títulos publicados al año no ha crecido significativamente pues se pasa de los 1.037 títulos en 2007 a 1.233 títulos en 2013. Además, el volumen por cada título se ha reducido a la mitad; si en 2007 por cada título se publicaban 20.337 ejemplares ahora se editan 10.000. Y el dato que sí sorprende y que indica cómo el sector de la novela romántica ha sabido regular las debilidades y amenazas para centrarse en oportunidades y fortalezas, el la cifra de facturación pues en un año como 2013 donde la caída anual del sector editorial es del 11,7% (en año anterior lo fue del 10,9%), la romántica factura 48,22 millones de euros frente a los 34,94 millones del año anterior, superando sus cifra de facturación de antes de la crisis (en 2007 facturó 42,38 millones). 

Este dato cobra relevancia si lo comparamos con el sector del libro pues la caída a precio constante es desde 2004 del 39% y manejando nuestra horquilla temporal podemos ver que  mientras en 2007 se facturó 3.123 millones de euros, en 2014 apenas se ha llegado a los 2.181 millones.

Hay que sumar a esto un aumento de las autoras y autores publicados. Si tomamos como dato comparativo la RWA, de las autoras inscritas en esta asociación norteamericana y que hayan sido publicadas hay un total de 2.322. Para conseguir este dato en España tenemos dificultad, pero si queremos hacernos una idea tenemos el número de participantes en la RA (Jornadas de Novela Romántica Adulta de Madrid) que en 2013 estuvo visitada por 63  autoras o autores españoles y en 2014, al día de hoy, las inscripciones de autoras españolas van por 111 sabiendo que hasta la fecha de su celebración (febrero 15) aumentará sensiblemente.


CONCLUSIONES (O VATICINIOS)


Voy a echar las cartas sobre el destino de la novela romántica, así que guarda este artículo a buen recaudo por unos años… a ver si puedo ganarme la vida como adivino.

Analizando los datos anteriores saco, a título personal, las siguientes conclusiones:


  1. El sector de la novela romántica en nuestra lengua anda en vías de estabilizar su tendencia creciente pues ya son pocas las editoriales de calado que no han virado hacia la incorporación de autoras y autores de habla hispana en sus catálogos (quizá la última haya sido Titania, del Grupo Urano, con la celebración de su premio de novela romántica en español). La mayoría de ellos en ediciones digitales, otros en papel.
  2. Se avecina un periodo de mayor exigencia en la calidad literaria de los autores pues las críticas principales giran en torno a la publicación indiscriminada debida a esta gran demanda. Al estabilizarse el crecimiento se provocará un expurgo entre los actuantes actuales y una búsqueda de talento entre los nuevos autores, con mayor exigencia en la calidad literaria.
  3. La tendencia erótica va a seguir al menos 2 años más si se cumple la horquilla temporal de otros best seller.
  4. Vamos a ver en los próximos años una penetración de autoras españolas (traducidas al inglés) en el mercado anglosajón. Quizá ya esté pasando porque la novela «Empezar de nuevo» de Isabel Keats se está traduciendo al inglés y pronto saldrá a la venta para ese mercado. Observar qué pasará va a ser apasionante. Esto implicaría un nuevo hito, o una nueva fase, pues de ser importadores empezaríamos a convertirnos en exportadores de autores románticos en el mayor mercado del género (mil millones de dólares). Harlequin Ibérica va  a ser clave en esto.
  5. La autoedición va a provocar  un cambio en el mundo editorial en general y en el romántico en particular. Esto ya lo estamos viendo en los últimos años, pero también podemos observar cómo se acelera según pasa el tiempo.

Una vez llegados al final debo decir que todo esto que expongo puede ser, en verdad, muy diferente. Pues no he encontrado datos sólidos de la edición digital segregado por materias para valorar cómo se comporta la novela romántica, pero puedo vaticinar que entre las editoriales potentes que están editando en digital (desde Harlequin con su HQÑ, a Planeta con su Zafiro) y la autopublicación, los datos del sector pueden ser aún más optimistas de lo que ya son.

Espero que te haya gustado. Si es así, COMPÁRTELO.


21 jun. 2014

La joya de mi deseo, de Nuria Llop

Nuria Llop entra en el mundo de la narrativa con una novela entretenida, teatral y llena de hallazgos: La joya de mi deseo.

La autora elige para ambientarla el Madrid del siglo XVII, del Siglo de Oro, de los teatros y la farándula. De la aristocracia y el pueblo llano. De la joyería de lujo. Un Madrid que retrata al dedillo, que ambienta con maestría y aleja de tópicos.


Allí Luisa Estrada propietaria de una joyería en la que no puede ejercer su profesión por ser mujer, se ve envuelta en una intriga donde el galán de teatro Álvaro de Villanueva representará el papel de fiel marido para que ambos puedan alcanzar sus objetivos. Pero lo que parece un plan perfecto empieza a hacer aguas como ambos se dan cuenta de que no han contado con un invitado de última hora; su corazón.

Como ves tiene todos los ingredientes de una novela adictiva; los personajes son interesantes, la ambientación precisa y atractiva, el misterio servido y el amor está en el aire.

Al contrario de otras autoras, con una capacidad innegables de convertir en imágenes cinematográficas su prosa, en el caso de Nuria Llop todo se vuelve teatro. Y es que hasta el ritmo de esta novela es teatral, y lo diálogos, que parecen estar recitados desde el escenario, declamados por un actor con el papel muy bien aprendido. Esta es quizá la primera característica diferencial de la prosa de Nuria Llop. El lector se convierte en espectador a la espera de que con cada nuevo capítulo se levante el telón para que los personajes actúen. Y es un efecto muy atractivo. Me ha gustado. Sitúa al lector en un lugar al que no estamos acostumbrados. No pienses con estas palabras que es una obra teatral. Es novela y muy buena novela, pero con una visión diferente lo que siempre se agradece.

Destacar la ambientación precisa. Es como si paseáramos por un Madrid que ya no existe. Las costumbres, comidas, vestidos, transportes… están tan bien documentados que son naturales. Pasear por la Plaza Mayor es una delicia. Comer en un salón un acontecimiento. Introducirse en un taller de joyería toda una experiencia.

A destacar los dos protagonistas. Luisa es el eje central. Una mujer con un claro objetivo profesional para la que el amor pertenece al pasado; ya lo cree haber vivido y no entra en sus planes que vuelva a molestarla. Resulta seca al principio, interesada, y tan desenvuelta a alcanzar sus propios objetivos que puede caer en el delito. Es un personaje que a veces se me ha antojado incómodo, pero que resulta coherente en su construcción. Sin embargo no te engañes; la autora sabrá darle el giro oportuno para que la adores al final de la novela.

Álvaro en cambio atrae al lector desde que aparece en escena. Atractivo, simpático, inteligente, mujeriego,  resuelto, es el galán perfecto. Una mezcla de los de las comedias de Lope y los de las obras cinematográficas de Spielberg. Él será el encargado de transformar a Luisa… y de sufrir, porque quizá no esté acostumbrado a un no por respuesta. A este personaje lo querremos, así como a un plantel de secundarios que funcionan muy bien y se mueve con discreción.

La obra picaresca se convierte en comedia y después en drama hasta alcanzar un final redondo, donde todos los cabos quedan resueltos y el lector puede aplaudir cuando se cierra el telón con éxito de actores, libretista y director.

Círculo de lectores, la editorial que la publica, la califica como Novela Histórica. Puede ser, pero sus condimentos no la hacen ajena a la romántica.


Te recomiendo su lectura. Estoy seguro de que lo vas a disfrutar.

19 jun. 2014

Verdad y veracidad; las licencias literarias

En literatura, como en la vida, lo veraz no es igual a lo verdadero. ¿Qué diferencia existe? Pues que lo veraz tiende a buscar la verdad, mientras que lo verdadero es una relación de semejanza con la realidad. Simple y a la vez complicado ¿verdad? Lo primero debe parecer verdad y lo segundo debe ser verdad.

La literatura, por definición, se mueve más en al ámbito de lo veraz. Los autores solemos crear mundos imaginarios pero que en todo momento deben causar en el lector la impresión de que son tan ciertos o más que aquel que pisan.

Extraño, ¿verdad?, esta forma de hilar la sutil tela de la que están compuestas las novelas para crear un tapiz que se asemeje a la realidad.

De esta manera, un autor debe trabajar sus novelas desde la veracidad. Eso significa que de la ingente documentación que puede manejar para construir su obra debe impactar en el lector con la idea de que todo aquello que está leyendo es cierto. Sin dudarlo. Sin embargo no siempre es así.

Y es que no hay autor que no se haya enfrentado ante la posibilidad de tomarse una licencia literaria. Pero… ¿qué es esto? Como hemos dicho las novelas deben parecer verdaderas antes de serlo. Esto significa que no tienen que reflejar la verdad, pero sí construir una arquitectura narrativa que cuando el lector la lea no le quepa duda de que lo que dice es cierto.

Si piensas en la Ciencia Ficción o en la Fantasía lo entenderás inmediatamente. Los nuevos mundos, los mundos creados no tiene que ser ciertos (de hecho no lo son), pero deben parecerlo. Transgredir las leyes de la física, conseguir volar, caminar sobre las aguas, dominar el trueno, hablar con los espíritus, etc. son acciones que según cómo las contemos el lector las encajará como naturales o simplemente pensará que la novela no se sostiene.

Pero esto no ocurre solo con géneros donde la imaginación en las ambientaciones es la clave sino en otros géneros más documentados como la Novela Histórica o la Contemporánea. Hay aspectos que son difíciles o imposibles de documentar. Por ejemplo; no tenemos forma de saber si en la antigua Roma los enamorados paseaban dados de la mano. Si no tenemos datos sobre este aspecto del protocolo del amor… ¿es un error presuponerlo e incluirlo en nuestra novela? Otro ejemplo; la costumbre del brindis en la escocia del siglo XII. ¿Existía?, ¿está documentado que existía? Y otro más… ¿Podemos crear una ceremonia nupcial entre los habitantes de una tribu bárbara del norte de Germania si no sabemos cómo eran esos ritos?… y la respuesta es SÍ… siempre que sean veraces. ¿Te caben dudas sobre la veracidad de las novelas de Robert Graves, de Mika Waltari, de Gary Jennings?

Así, poco a poco, vamos entrando en el mundo de las licencias literarias; traspasar lo real manteniendo aspecto de veracidad, para poder alcanzar un objetivo narrativo. Es en este terreno resbaladizo donde suele encontrarse.

Recuerdo que cuando escribí «La clave Agrippa» necesitaba que hubiera una percusión de coches en los arrozales que hay al sur de Sevilla. Imagínate una extensión sin horizonte, llana y rodeada de estrechos caminos de tierra bordeados de agua donde crecen hectáreas y hectáreas de arroz. ¿Podían correr por allí un par de coches sin problemas? Pues bien; lo probé. Fui con mi coche e intenté acelerar (siempre dentro de los márgenes de la ley, por supuesto)… y me fue imposible; el coche se enterraba en la arena. Así que tenía dos opciones; o cambiaba completamente la ambientación de esta escena o me tomaba esta pequeña licencia literaria y dejaba que mis protagonistas saltaran por los aires a toda velocidad. Con «La leyenda de Tierra Firme» tuve que plantearme algo parecido en dos ocasiones y en ambas tuve que decidir qué hacer. Una era una escena de submarinismo de la que no te contaré mucho porque la novela acaba de salir. Sé algo sobre el tema porque lo he practicado, pero para que la escena tuviera la fuerza que necesitaba era necesario tomarme ciertas licencias. ¿Me las tomaba o me ajustaba a la verdad? ¿Verdad o veracidad? En este caso decidí que sí, que merecía la pena fantasear. Otra de las licencias a las que me enfrenté en esta novela fueron los acontecimientos finales del reinado de Selím II… y es que si quería el final que necesitaba para mí novela tenía que obviar algunos hechos históricos o pasar sobre ellos de puntilla. En este caso decidí no hacerlo, aunque el final no fuera exactamente lo que quería en un primer instante, pero necesitaba ese aporte de verdad para cerrar la historia.

Como ves las licencias literarias son decisiones complicadas, delicadas. Acabo de leer «Styxx», de Sherrilyn Kenyon, y ella dedica muchas páginas al principio de la novela a explicar las licencias literarias que se va a tomar en la novela y porqué las tomó en las obras anteriores de esta saga.

Otras veces un escritor se plantea tomarse estas licencias por cuestiones logísticas: ¡Necesito que haya una iglesia donde no la hay¡ ¡Necesito un castillo donde nunca lo habrá!


Como ves es una decisión complicada que a veces es acertada y otras no. ¿Rigurosidad o necesidades narrativas? ¿Ambas? Quién sabe.

3 jun. 2014

II Premio de Novela Romántica Kiwi RA

Bases

Primera:

Podrán optar al II Premio de Novela Romántica Kiwi RA las novelas románticas escritas originariamente en lengua española, con una extensión mínima de 175 páginas de tamaño DIN A4, escritas a doble espacio con tipografía Times New Roman de cuerpo 12 (aproximadamente 275.000 caracteres con espacios). Las novelas románticas estarán dirigidas a lectores adultos y podrán pertenecer a cualquiera de los subgéneros que existen: fantasía romántica, romántica paranormal, romántica erótica, chick lit, comedia romántica o novela sentimental entre otros.

Segunda:

Podrán optar a este Premio autores de cualquier nacionalidad y sexo, siempre que sean mayores de edad y que su obra esté escrita en español.

Tercera:

Este certamen está abierto tanto a autores noveles como a autores ya publicados.

Cuarta:

Se admitirá un solo manuscrito por autor.

Quinta:

Al optar a dicho Premio, el concursante garantizará que se trata de una obra inédita (es decir, que no ha sido publicada en ningún formato, incluido el digital en todas sus posibilidades, considerándose publicado el estar o haber estado disponible a través de internet), que su autoría le corresponde en exclusiva y que no es copia o modificación de ninguna otra, así como que la misma no se encuentra participando ningún otro premio ni ha contraído compromiso alguno con un tercero sobre los derechos de dicha obra. Deberá estar registrado en el Registro de la Propiedad Intelectual.

Sexta:

El jurado del Premio estará compuesto por profesionales especializados en literatura romántica: Merche Diolch, José de la Rosa, María Cabal y Teresa Rodríguez. El fallo, inapelable, se hará público a través de la página web www.edicioneskiwi.com y la web www.yoleora.com el 24 de Diciembre de 2014.

Séptima:

El Premio no podrá ser repartido entre dos novelas y podrá ser declarado desierto.

Octava:

Las obras deberán ser enviadas en archivo PDF por correo electrónico a la dirección: premio@edicioneskiwi.com , acompañadas de un PDF separado en el que el autor manifieste que acepta todas y cada una de las cláusulas de las presentes bases e incluya sus datos personales, número de documento de identidad, dirección postal y teléfono de contacto, así como una breve reseña biográfica y una sinopsis de la obra presentada.

Novena:

Los participantes podrán usar seudónimo, siempre y cuando en la presentación consten los datos reales y no se envíe más de un manuscrito por autor.

Décima:

La cuantía del Premio será de 500€, suma que será considerada como anticipo por la cesión, en exclusiva, de todos los derechos de edición a EDICIONES KIWI S.L. y conllevará la edición y publicación de la obra premiada por parte de dicha editorial en su sello romántico. La obra finalista será publicada bajo el sello digital de Ediciones Kiwi.

Undécima:

El ganador se compromete a suscribir con Ediciones Kiwi el contrato de cesión que se le presente al efecto para dicha obra. Ediciones Kiwi publicará la obra en la fecha que considere conveniente y, a más tardar, en el plazo de un año a partir de la fecha de publicación del fallo mencionado en la cláusula 6.

Duodécima:

El plazo de entrega de originales comenzará el 1 de Junio de 2014
 y finalizará el 30 de Septiembre de 2014.

Decimotercera:

La presentación al Premio supone la aceptación íntegra e incondicional de estas bases por parte del concursante, así como la imposibilidad de retirada de cualquier obra que haya sido presentada en debida forma antes de que se haga público el fallo.

Decimocuarta:

EDICIONES KIWI S.L. tendrá una opción preferente sobre cualquier novela presentada a este Premio, resulte o no ganadora, que podrá ejercitar mediante presentación al concursante del correspondiente contrato dentro de los seis meses siguientes a la publicación del fallo del Premio.

Decimoquinta:

No se mantendrá correspondencia de ninguna clase con los autores que se presenten al Premio.Una vez fallado el Premio, los archivos de los originales no premiados se destruirán.

Decimosexta:

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999 sobre Protección de Datos de Carácter Personal, los datos obtenidos a través de la presente convocatoria se incorporarán a un fichero responsabilidad de la empresa Ediciones Kiwi, S.L. y serán tratados de acuerdo con la normativa vigente. Los interesados podrán ejercitar los derechos de acceso, rectificación, modificación y oposición dirigiéndose a Ediciones Kiwi, S.L., en Plaza Frontó, nº2, 12570 Alcalá de xivert (Castellón).

26 may. 2014

Seis herramientas imprescindibles para un escritor… y gratis

La vida es dura. Fantástica pero dura. Así que todo aquello que nos pueda ayudar a hacerla más placentera, bienvenido sea. Y en esta definición debemos incluir las herramientas que como escritores nos permitirán hacer nuestra tarea más cómoda.

En el artículo anterior recuperábamos algo tan antiguo para el escritor como el dictado. Esta semana quiero compartir contigo algunas herramientas que la tecnología pone a disposición de los que nos dedicamos a este oficio para hacerles más ágil y ordenada  su labor. Compatibles con nuestro lápiz y papel son una ayuda más. Podemos usar algunos de estos recursos, otros no, pero estos seis instrumentos te agilizarán la gestión diaria de tu tarea como escritor.

He ordenado estas seis herramientas siguiendo el flujo natural de tu mente a la hora de escribir una novela; desde que surge la idea como un chispazo en tu cabeza, pasando por el momento en que empezamos a crear el argumento, o los escenarios, o los personajes, incluso cuando nos vemos necesitados de generar  los archivos de nuestra novela. Muchas de ellas las vamos a tener en todos nuestros dispositivos a la vez, otras en el móvil. Otras solo en el ordenador. Pero en general espero que te sean de utilidad.


1. GENERAR LA IDEA DE TU NOVELA CON BUBBL.US (https://bubbl.us/)

No sé tú (acabo de citar el título de un bolero, vaya) pero cuando empiezo a meditar sobre mi próxima novela me asaltan cincuenta ideas, ciento cincuenta dudas, doscientas variables... y hasta que no tomo un papel y comienzo a trazar líneas, círculos, frases, cruces.... nada encaja.

Pues bien, la primea herramienta que te presento es una web que te permite trabajar mapas mentales muy rápidamente y hasta imprimirlos, exportarlos o compartirlos si así lo deseas por Facebook o Google+. Y por si fuera poco es de uso fácil e intuitivo.

¿Para qué lo utilizo? Siempre mientras medito sobre la novela. Cuando tengo que desarrollar la idea inicial del argumento.


2. TOMAR NOTAS DE CADA ASPECTO DE LA NOVELA CON EVERNOTE (https://evernote.com/intl/es/)

Este software, que puedes llevar en tu teléfono móvil, en tu portátil, en tu tableta, etc., te permite tomar notas tanto escritas como de voz, y ordenarlas como desees. Pero es mucho más que eso, porque puedes tomar imágenes para tus notas, escanear documentos, compartirlos con la aplicación que quieras, o sincronizarlas con el resto de dispositivos para que estén siempre a mano y en caso de que uno falle que sigan existiendo.

¿Para qué lo utilizo? Monto la novela con evernote. Abro una carpeta con el título y voy creando las fichas de personajes, las de escenarios, el argumento… además si veo algo que me inspira ya sea en una web, por la calle o en una revista, tomo imágenes o notas de voz y las meto en la misma carpeta. Eso me permite tener mucha información antes de empezar a escribir.


3. LOCALIZAR CON GOOGLE MAPS (https://www.google.es/maps/preview?hl=es)

Fundamental para trabajar las ambientaciones, tanto de espacio que desconocemos (espacios tanto urbanos como naturales), como de espacios conocidos pues te permiten verlos desde otra perspectiva.

¿Para qué lo utilizo? Cuando quiero visualizar un espacio (escenario) utilizo la "vista Mapa". Me hago una idea del espacio, calles aledañas, edificios, etc. y después paso a "vista Tierra" para ver la imagen real. Aquí intento reconocer los perfiles del mapa visto con anterioridad para ir haciéndome una imagen mental del escenario. Por último paso a la "vista Street View" para ver los alzados de los edificios, ambiente, etc. 

Sí quiero aclarar que yo jamás escribió sobre lugares que previamente no he visitado pues lo hice una vez con una ciudad en concreto y cuando al fin pude viajar para conocerla me di cuenta de que nunca la habría retratado como la hice. Pero esto es otra manía más como escritor porque una autora como Stef Penney fue capaz de describir tan bien los escenarios de una novela (La ternura de los lobos) como si ella hubiera nacido en el norte de Canadá cuando jamás lo había pisado.


4. TENER ACCESIBLE LA DOCUMENTACIÓN CON DROXBOX  (https://www.dropbox.com/home) 

No sé si te habrá sucedido a ti, pero a mí en más de una ocasión. Y es que los dispositivos (portátiles, tabletas, etc.) se estropean justo el día que por fin has terminado satisfactoriamente una escena que tenías atragantada y no has hecho copia de seguridad. O lo que es peor; en el Pen donde llevamos el borrador de la novela de un ordenador a otro durante semanas al final somos incapaces de distinguir cuál es la última versión.

Yo escarmenté y desde entonces tengo mis novelas en la nube y para ello utilizo Dropbox. Es un programa gratuito que te aconsejo que tengas instalado en todos tus dispositivos. Solo tienes que descargártelo y abrir una cuenta. Creará una carpeta en cada uno de estos (en tu portátil, en tu tableta, en tu móvil) donde habrá… ¡una única copia de tus archivos! Porque cada vez que retoques un documento se actualizará en todos tus dispositivos de manera que siempre trabajarás, estén en la ubicación que estés, con un único original.

¿Y si tu ordenador empieza a echar humo y pierdes toda la información? Pues no pasa nada. Tu archivo no solo (que también) estaba en el PC, está también en la nube por lo puedes recuperarlo en cualquier momento.

¿Para qué lo utilizo? Tanto mis borradores como las versiones definitivas de mis novelas las tengo en Dropbox y puedo trabajar en ellas, por ejemplo, cuando estoy de viaje. También me gusta leer en el móvil lo que he escrito esa mañana mientras voy en bus, o tomo un café.


5. CREAR LAS NOVELA USANDO YWRITER (http://www.spacejock.com/yWriter.html)

Este software lo diseñó el escritor Simon Haynes intentando crear un procesador de texto (como los habituales que trabajamos, Open Office o Word) pero que además nos permitiera ordenar el trabajo de forma óptima. Por lo que sería un procesador de texto específico para escritores.

La ventaja fundamental es que podrás organizar un texto extenso en capítulos y escenas, lo que te ayuda a gestionar la novela.  Además, a cada escena creada podrás añadirle  información de apoyo como una descripción a modo de resumen, los personajes y los escenarios que aparecen y otras notas para no perder el hilo mientras escribes. Podrás gestionar cada novela como un proyecto independiente, dividiéndolos en ficheros (capítulos) y permitiendo además generar resúmenes, analizar el uso de palabras, visualizar el de la novela, modificar el orden de las palabras, crear copias de seguridad de la novela, etc.

¿Para qué lo utilizo? Lo uso para crear el argumento pues una vez que empiezo a montar la novela lo hago con los procesadores habituales para no tener problemas de incompatibilidad al trabajar en diferentes dispositivos.


6. PARA TRABAJAR COMO J.K. ROWLING CON COFFITIVITY (http://coffitivity.com/)

Dicen que la autora de "Harry Potter" escribió la primera novela en una cafetería mientras alargaba las horas. Aquí pensarás que he perdido la cabeza, pero no quiero dejar de traerte esta divertida web (o app) que te permitirá evadirte y escribir en un ambiente similar al que Rowlling usó. Porque recrea el ambiente sonoro, por ejemplo, de una cafetería en hora punta. Vasos, cubiertos, murmullos. Ponte los cascos y que llegue la inspiración.

¿Para qué lo utilizo? Cuando necesito relajarme mientras escribo mi novela, me permite enfrascarme en un ambiente conocido.

Espero que te haya sido útil. Si es así, COMPÁRTELO.


21 abr. 2014

Cómo escribir una novela… ¿en dos semanas?

Supón que piensas presentarte a un premio de novela, pongamos como ejemplo el I Premio Titania de Novela  Romántica. Tienes una idea de argumento, conoces más o menos a tus personajes, incluso ya has escrito un par de páginas. Pero has decidido no hacerlo porque el premio tiene un plazo de entrega de manuscritos que está cerca de finalizar y no te va a dar tiempo a terminar la novela... pues bien, quizá cuanto acabes de leer este artículo puedas replanteártelo.

Como lectores, nos afecta el soporte a la hora de leer una obra (¿papel, eBook, etc.? Aún son muchos los que consideran el papel un valor añadido intrínseco a la obra. Pero piensa que antes del libro tal y como hoy lo conocemos la obra literaria necesitaba de otros soportes para poder llegar al público lector o para poder resguardarse de la acción olvidadiza del tiempo, como el rollo de pergamino, las tablillas de arcilla, los papiros, o las paredes de templos y tumbas. Eso sin contar con la tradición oral. Otros soportes, o soportes distintos para cada época. Este debate está aún hoy sobre la mesa y forma parte de nuestro día a día como escritores ¿Publicamos en digital o en analógico? ¿En ambos?

Pero… ¿has pensado cómo influye en tu obra la herramienta con la que escribas? ¿Afecta en algo al resultado de tu novela si escribes con plumilla, o con máquina de escribir, o con ordenador, o al dictado?

Y es que debes saber que una de las grandes maestras del género romántico (sí, así la considero aunque al día de hoy esté denostada) Corin Tellado, jamás puso las manos en el teclado de una máquina de escribir pues dictaba sus historias a una velocidad de vértigo. O Fiódor Dostoievsky, que además de escribir a pluma muchas veces dictaba sus textos de forma compulsiva. O Chateaubriand que también dictaba a su secretario con los pies descalzos por su habitación. Pero no eran los únicos ya que el dictado era una costumbre habitual entre la mayoría de escritores previos al siglo XX o antes de la generalización de la máquina de escribir. Muchas de las obras de Proust fueron trascritas por su madre. Álvaro Pombo jamás ha escrito una novela, siempre las dictó porque decía que "es interesante dictar porque es hacer uso de la voz viva ". Henry James dictaba sus obras porque así veía cómo se construía la frase también con la voz viva. Mark Twain, que nos conste, dictó "La vida en el Mississippi" a un mecanógrafo. Y la mecanógrafa de Tolstoi fue nada más y nada menos que su hija, a la que dictaba sus novelas y la correspondencia. Y eso solo es por citar a algunos escritores célebres que han usado como herramienta de escritura el dictado en vez del papel y la pluma (o el teclado).

Pero… algo tan anecdótico… ¿afecta al resultado? vamos a ver cómo trabaja el cerebro humano en relación a la producción del lenguaje. Para que te hagas una idea, tarda menos de medio segundo en recuperar una palabra que el individuo necesite pronunciar en su discurso hablado. El cerebro se ocupa con mucha rapidez del procesamiento del lenguaje (y la información asociada a las palabras), para ser más concreto, el tiempo que tarda es de alrededor de 180 milisegundos para terminar con éxito esta operación y obtener la palabra que el sujeto quiere pronunciar en la corriente de producción del lenguaje. Pero una vez que la palabra ha brotado, debemos plasmarla sobre un soporte, ya sea un papel en blanco o la pantalla de nuestro ordenador, y para hacerlo debemos usar herramientas como un bolígrafo o un teclado. Por lo tanto cuando escribimos a mano, esta información debe viajar desde nuestro cerebro a los músculos, a la mano, y ésta debe ejercitar el malabarismo de la escritura dependiendo de la dificultad de la herramienta que use (bolígrafo, pluma, teclado, incluso el tipo de tinta si es más o menos fluida.) lo que de nuevo hará que las palabras que vuelan en nuestra cabeza tengan que esperar con calma para ser plasmadas.

Y ahora mismo tú te estarás preguntando… ¿Por qué José me cuenta todo esto? Pues porque en los últimos meses vengo discurriendo sobre las diferencias entre la literatura dictada y la escrita, y quiero compartir contigo mi experiencia.


¿A QUIÉN DICTAR?

Para poder dictar nuestra novela necesitamos contratar los servicios que un transcriptor (una especie de secretario o secretaria que copie nuestras ideas lanzadas al vuelo) o utilizar un software de reconocimiento de voz. Yo me he inclinado por lo segundo por algo obvio... aún no gano lo suficiente escribiendo como para poder permitirme lujos...jeje.

Hay miles en el mercado y soy incapaz de recomendarte uno. Si al final te apetece seguir estas recomendaciones y encuentras uno que funcione bien, coméntalo al pie de este artículo. Son los famosos softwares de reconocimiento de voz. Lo tienes en tu móvil 3G, y puedes encontrar varias versiones gratuitas por Internet. Yo soy fan del programa de recopilación de notas Evernote, que desde aquí te recomiendo. Lo utilizo para todo; para tomar notas, esbozar argumentos, diseñar personajes, etc. Al principio pensé en usar sus notas de voz para intentar escribir mi novela, pero no resultó. Me sentía extraño. Algo no funcionaba. Más tarde me di cuenta de qué se trataba… necesitaba ver el resultado a la vez que dictaba. Quiero decir, necesitaba ver cómo se iba plasmando cada línea sobre la pantalla para que mi cabeza siguiera fluyendo (manías de cada uno). Así que decidí tirar por lo alto, ahorré uno euros y me compré directamente el software de reconocimiento de voz considerado líder en la materia, Dragon Naturally Speaking.


LOS PRIMEROS ENSAYOS

No fue fácil  al principio con este programa pero me había gastado las perras y no podía desistir sin sentirme fatal. Una vez instalado, el software debe “reconocer tu voz”, tu forma de hablar, tus cadencias, tus giros, y hasta que no lo hace cuando tú dices “Buenas tardes”, él escribe “Cuántos baldes”… así que, como te decía, después de la inversión decidí seguir las instrucciones del fabricante (sí, es por donde debería haber empezado) y entrenarlo durante un par de días leyéndole textos, hablando de forma más pausada y al fin conseguí que reconociera mi voz y mi forma de expresarme.

Fue bastante sorprendente, he de reconocerlo, porque al cabo de unos días no solo no erraba en ninguna palabra, sino que al fin podía dejar el castellano y usar mi acento andaluz y él me trascribía sin dificultades.


LA EXPERIENCIA DE ESCRIBIR UNA NOVELA CON UN SOFTWARE DE RECONOCIMIENTO DE VOZ

Te adelanto ya que ha sido fascinante. Al principio me costó acostumbrarme. Cosas habituales como que alguien abriera la puerta de mi despacho para preguntarme si me apetecía un café, o que sonara el móvil, se convirtieron en una catástrofe, pues después necesitaba sentarme de nuevo y releer todo lo anterior para lograr coger otra vez el hilo argumental. Mi entorno también debió acostumbrarse a que yo hablara solo. Más incluso que cuando tecleo directamente en el ordenador. Pero cuando conseguí dominar la situación (y pedir que no me molestaran durante una par de horas aunque oyeran voces –«no, no es un exorcismo»-, y apagué mi móvil) fue una experiencia sorprendente. El texto fluía. Las palabras iban saliendo, las ideas brotando a una velocidad desconocida, y si habitualmente en una sentada (unas dos horas) podía escribir entre tres y cuatro páginas, con el software de reconocimiento de voz se convertían en quince. Sí, quince. De pronto escribir una novela era como si contara un cuento. Como si en vez de teclear pacientemente cada palabra éstas fluyeran en un torrente llenando páginas y más páginas. Mi mente no tenía que detenerse a causa de la barrera física de la escritura, fluía y destilaba ideas, palabras, que ante mis ojos se iban construyendo en el archivo en blanco de mi ordenador. Me di cuenta de que podía ser más preciso, de que las descripciones de situaciones se hacían más vívidas porque era como si contara algo que estuviera viendo en ese instante, que los diálogos eran más naturales.

He escrito una novela usando este sistema. Es una obra corta de 176 páginas que no sé si alguna vez publicaré (de ser así te lo haré saber en este blog). No difiere aparentemente en nada de mis otras obras y creo que tú serías incapaz de encontrar las diferencias. Por supuesto la obra no surgió sin más ni empecé a dictar a locas y a ciegas. Ya había meditado largamente sobre ella, había trazado su mapa, había hecho fichas de escenarios y personajes, sabía qué debía suceder en cada uno de sus capítulos, de sus escenas… y la escribí con este método en 15 días.


LOS ASPECTOS NEGATIVOS

Lo que menos me ha gustado de esta experiencia ha sido la cadencia de órdenes. Me explico; el programa no sabe cuándo trascribir un punto, o una coma, o un punto y aparte, o abrir un diálogo. Así que es necesario ir dando cada orden. Te pongo este ejemplo de cómo tenía yo que hablar:

Ella bajó las escaleras punto y seguido Carlos la esperaba en el rellano coma tranquilo mientras fumaba un cigarrillo punto y aparte abrir guion abrir interrogación cómo estas cerrar interrogación cerrar guion.

Ves que es un poco incómodo, y no solo eso, sino que a veces perdía el hilo de lo que estaba dictando. Así que tras hacerlo durante unos días decidí que esta peculiaridad del programa se estaba convirtiendo en una barrera tan importante como escribir a mano, pues rompía completamente el flujo de mis ideas. El tercer día dejé de hacerlo y simplemente solté mi parrafada de seguido. Algo así:

Ella bajó las escaleras Carlos la esperaba en el rellano tranquilo mientras fumaba una cigarrillo cómo estas

Y así quedaba mi texto sobre la pantalla del ordenador.


LA NECESIDAD DE PROFUNDIZAR EN LAS CORRECCIONES

Como el texto resultante de mis dictados era como ves más arriba, sin forma, a la mañana siguiente (dictaba por las tardes) debía dedicar un par de horas para releer, colocar puntos, comas, guiones, interrogaciones, etc. O lo que es lo mismo, corregir a otro nivel.

De nuevo al principio me resultó difícil hacerlo porque en ocasiones no encontraba sentido a las frases que había dictado. Pero insisto que solo duró otro par de días pues enseguida las ideas se ordenaron y podía ver a través de aquella consecución de palabras la estructura de las frases. Creo que puedo apuntar aquí que este método me ayudó a depurar la utilización de las comas, con las que tiendo a pasarme.

Así que la estructura de mi trabajo sería:

  1. Dictar durante un par de horas cada tarde.
  2. Corregir durante al menos tres horas por las mañanas.
  3. Dejar el texto terminado reposar un par de semanas.
  4. Hacer una primera corrección de ideas en general, perspectiva, personajes, estructuras, etc.
  5. Hacer una segunda corrección esta ver de tipo ortotipográfico.

CONCLUSIONES

A pesar de este inconveniente de "las ordenes" he de reconocer que el resultado ha sido positivo. No estoy muy seguro de si escribiré otra novela de esta manera. En el fondo soy un romántico y echo de menos sentarme rodeado de notas y teclear en mi ordenador mientras alguien me ofrece café y mis amigos me llaman al móvil para que baje "un momento" a tomar una cerveza.

Pero sí es una herramienta sorprendente para tomar notas o para construir diálogos (yo los diálogos ya los construía desde hacía años dictándolos a mi móvil para no perder espontaneidad y frescura). 

Esa es mi experiencia, quería traerla aquí y compartirla contigo. Este artículo está escrito con este método. Si te ha gustado, COMPÁRTELO también.