17 feb. 2014

"El juego de la inocencia", de Marisa Sicilia

He de reconocer que mi acercamiento a la novela de Marisa Sicilia fue de la mano de la curiosidad. Me sumerjo en su mundo escuchando «Lascia ch´io pianga» y reconociéndome lector asiduo de su blog «Cosas que hago por amor» donde siempre es grato encontrar un tema, un reflexión aguda y precisa. Me gusta de su Blog su capacidad de discernir de forma concreta, preparada, sin cabos sueltos y su agudeza en cada artículo. Así que… ¿Cómo se enfrentaría a un texto largo?, ¿a una novela romántica? Como ves no miento al decir que la curiosidad es la que me ha llevado a «El juego de la inocencia», la novela finalista del IV Certamen de Novela Romántica Vergara-RNR.

Para empezar, el marco: Marisa Sicilia nos lleva a las postrimerías del Antiguo Régimen y a las puertas de la Revolución Francesa. La historia se desenvuelve entre los acordes de Gluck, las bromas de Beaumarchais, los diseños de madame Bertin, los aromas de Fargeon y los versos de Chénier. Una Francia deprimida y asolada, dividida entre dos mundos; el del pueblo llano objeto de todas las obligaciones, y el de la nobleza poseedora de todos los derechos. Es aquí donde se desarrolla «El juego de la inocencia». 

Louis, el perfecto petimetre (maestro de nada), cae en la desolación cuando su tío, pronto a casarse, le retira su ayuda económica y entonces urde un plan infalible; corromper Hélene, la futura e inocente esposa. Pero las cosas no saldrán como desea, el desprecio de tornará amor y el odio deseo hasta convertirse en el verdadero motor de su vida y por consiguiente de la novela. En el momento culminante estalla la Revolución y todo se precipita obligando a los amantes a decidir cuál será su destino.

Comienza «El juego de la inocencia» con un homenaje a Choderlos de Laclos, pero ahí termina todo parecido pues inmediatamente gira la trama para sumergirnos en una historia de caída donde quien todo lo tiene todo lo puede perder. Una única trama urdida por el amor será la que nos llevará a lo largo de la obra, utilizando la tensión erótica como principal herramienta constructiva. Los acontecimientos se sucederán en una organización lineal en el tiempo con solo un gran salto final en forma de epílogo. Verano y otoño, el final y el principio del año natural como símil de la caída y ascenso de una nueva Era. Será la relación de los personajes, y sobre todo su deseo, quienes construyan la novela. Para ello Marisa Sicilia crea dos prototipos bien diferenciados. Louis es un antihéroe. Cae mal de inmediato y representa todo lo corrompido de una sociedad de la que es su máximo exponente. Consentido, caprichoso, egocéntrico y bello, es un ave fénix que solo volverá a resurgir de sus cenizas si paga el precio del verdadero amor. Hélene por su parte es la personalización de la inocencia y la virtud, tímida, recatada, asustadiza y poco atractiva. Marisa Sicilia hace una transformación inversa entre los personajes; ella gana en belleza a cada página y él en virtud cuando al final decide enfrentarse a su verdadera naturaleza cerrando un círculo que remata a la perfección en el epílogo. Los personajes secundarios apoyan o contraponen las necesidades de los principales en un abanico bien diseñado; la tía que induce y precipita; el tío que hace de antagonista a la vez que de catalizador, criados, amigos y amantes, todos muy bien medidos y funcionando. Y como hemos dicho, el erotismo como cemento de toda la trama, muy bien trabajado. Sorprendente a veces, siempre excitante y nada aburrido.

Me ha gustado especialmente el amor de la autora por la época, que se descubre en los pequeños matices. Referencias veladas a Sade, apellidos como Saint-Remy en clara referencia al gran escándalo de la época (la condesa de La Motte, protagonista de la estafa del collar llevaba este apellido), o como la marquesa de Varennes (el lugar donde fueron hechos prisioneros Luis XVI y María Antonieta la noche de su huida), conocimiento claro de la moda del momento, de las lecturas, de los gustos sociales. Incluso el tema central, la inocencia corrompida, es el gran tema de aquellos años que vemos en los teatros o las novelas epistolares de finales del XVIII.

La novela está perfectamente centrada en el género romántico más puro. La extensión es adecuada, quizá corta porque te deja ganas de más. El final muy bien resuelto a pesar de que te abre las ganas a un mundo, el de la Revolución, que te atrapa al instante.

Mi impresión al terminar de leerla es que no me ha defraudado. Encuentro a la escritora precisa, puntillosa con la información aunque no lo dé a entender, sabiendo llevarnos de la historia al sentimiento con una delicadeza que emociona. En definitiva, una novela que no hay que perderse de una autora que va a dar mucho que hablar.

Si cuando la leas te atrapa la época tanto como a mí te recomiendo.

  • Un libro: «Bailando al borde del precipicio», de Caroline Moorehead. Es la transcripción de las memorias (reales) de la marquesa de la Tour-du-Pin, que se desarrollan precisamente en este periodo y donde verás que la realidad siempre supera la ficción. No es una novela, es un ensayo.
  • Dos películas: «El enigma del collar», dirigida por Charles Shyer y protagonizada por Hilary Swank donde vemos cómo era la vida en la corte. O «La noche de Varennes» de Ettore Scola. Protagonizada por Marcello Mastroianni y Anna Schygulla donde veremos cómo era la sociedad del momento.



No quiero cerrar esta crítica sin citar las tres obras onLine que la autora tiene a tu disposición y    que encontrarás en su blog «Cosas que hago por amor»:

  •      «La dama del Paso»
  •      «Kate Bentley»
  •      «Mentiras y sueños en la ciudad de Los Ángeles»


Y que las últimas palabras las deje la autora, tomándolas prestadas (espero que con su permiso) de esta deliciosa y excitante novela titulada «El juego de la inocencia»:

 «No quiero que mire a nadie que no sea a mí. No quiero que ame a nadie que no sea yo. No quiero que os importe nadie más que yo. Es cuanto pido de vos.»


3 feb. 2014

¿Cómo escribir la sinopsis perfecta?

Qué difícil es escribir una sinopsis, un par de párrafos que contengan la esencia de nuestra novela sin desvelar sus misterios. Recuerdo que hace años leí en algún artículo sobre la profesión algo que me impactó. Decía algo así como que «un autor que no es capaz de resumir su novela en una frase simple es que aún no la tiene clara». Y entonces pensé...«Vaya, entonces yo no tengo clara ninguna de las novelas que he escrito».

Con este artículo quiero presentarte unas pautas para escribir una buena sinopsis. Muchas de las cosas que veremos ya las conoces. Solo se trata de que las recuerdes y las reorganices. Vamos allá.

Cuando nos plantamos ante el reto de escribir una sinopsis nos encontramos con un primer gran escollo... sabemos tanto de nuestra novela, hemos entrado tanto en ella que somos incapaces de resumirla en unos pocos párrafos. Durante mis cursos es algo que reitero a menudo y mis alumnas sabrán de mi obsesión por llevar cualquiera de sus argumento a su mínima expresión, una simple frase, al esqueleto de la obra. Y es a partir de ahí y teniéndolo muy claro desde donde avanzamos colgando de esa frase simple (como si fuera una percha) todos los elementos necesarios para construir una buena novela... pero no nos desviemos.

Lo primero que debemos tener claro cuando nos planteamos la tareas de escribir una sinopsis es que la solución mágica y perfecta es ... que la escriba otro. Te aseguro que es la forma más limpia de hacerlo. Alguien objetivo, sin toda la información de fondo que tú tienes y que sea capaz de resumirla en unas pocas líneas. 

Haz la prueba. Resume en un párrafo la última película que has visto, o la última novela que has leído. Es fácil ¿verdad?, pero si le preguntamos lo mismo al guionista o al escritor te aseguro que se encontrarán en el mismo aprieto que tú con tu novela.

Sin embargo esta solución perfecta (alguien que nos escriba la sinopsis) casi nunca es posible de llevar a cabo y no tendremos más remedio que distanciarnos de nuestra obra para intentar explicar al futuro lector (ya sea el lector final o el editor que va a leer nuestro borrador) las maravillas que encontrará si decide apostar por nuestra novela.

¿Pero... cuáles son esas maravillas? Eso es lo primero que tenemos que preguntarnos, qué debemos plasmar en una sinopsis. Y la respuesta la encontramos poniéndonos en la piel del lector:

  1. Yo, como lector, ¿qué necesito saber de una novela para que me plantee leerla?
  2. A mí, como lector, ¿hasta dónde me gustaría que me contaran sin destriparme el argumento?


Ésta es la distancia que tenemos que tomar. La misma que tomas cuando le cuentas tu novela preferida a un amigo. ¿Pero cómo lo conseguimos? La respuesta tampoco es difícil; debemos trasladar a la sinopsis las ideas fuerza de nuestra novela sin responder a los interrogantes claves de la obra (¿Quién es el asesino? Por ejemplo). Pero ¿Cuáles son esas ideas fuerza? Son los motores que consciente o inconscientemente hemos construido para mover la obra y los vamos a encontrar en cada uno de los seis pilares de cualquier novela romántica (en este caso y por la temática de este blog, aunque podemos trasladarlo a cualquier género). Veámoslos:

  1. Los Protagonistas, porque la novela contará su historia.
  2. El conflicto, porque será el centro sobre el que pivote la obra.
  3. El Espacio, porque es el escenario en el que la enclavaremos.
  4. El tiempo, porque es la dimensión donde se desarrollará.
  5. El subgénero, porque es el catálogo de claves que busca el lector.
  6. La línea argumental, porque es el esqueleto de la obra.

Localizando las ideas fuerza de estos seis pilares de nuestra obra y organizádolas de forma atractiva tendremos la sinopsis perfecta. 

Ahora llega el momento de remangarnos, vamos a trabajarlos paso a paso. ¿Por qué no lo haces conmigo? Yo voy a trabajar sobre mi novela «Siete razones para no enamorarse». Tú puedes desarrollarlo sobre la obra que acabas de escribir o sobre la última que acabas a leer. Así que adelante. Vamos a trabajar juntos.


LOS PROTAGONISTAS
Una novela cuenta la historia de sus protagonistas por lo que para escribir una buena sinopsis debemos localizar sus puntos fuertes. ¿Cuáles son? Aquellos que los caracterizan y los hacen identificables, atractivos y diferentes. Los vamos a encontrar en su apariencia, su psicología, su profesión, su pasado, etc. Cualquier rasgo diferencial que hayamos utilizado para construir un personaje interesante para el lector. Vamos con un ejemplo utilizando a los dos protagonistas de mi novela. Tú puedes hacerlo con los tuyos.

Elisa, redactora estrella de la revista LUOpuede ser la mujer perfecta; bella, seductora y simpática. Pero lo mejor de todo es que ella no parece darse cuenta, lo que la hace aún más apetitosa. Ambiciosa y enamorada de su profesión no conoce límites profesionales y nada se le resiste. Quiere llegar alto, muy alto, aunque aún no sabe qué sacrificios supone.
Javier es un tipo misterioso y es evidente que oculta algo que se resiste a mostrar. Ha levantado una barrera para que las mujeres no le hagan daño y ésta empieza a ser demasiado alta. Delgado aunque atlético, con ojos seductores y estilo desenfadado, lo último que quiere es una mujer en su vida, y menos que le guste, y menos aún enamorarse de ella.

Como ves he resaltado los rasgos más significativos (ideas fuerza) que he utilizado consciente o inconscientemente para retratar a mis protagonistas. Eso será lo que utilizaremos en las sinopsis.

EL CONFLICTO
Toda novela es la historia de un conflicto por lo tanto la explicación del conflicto principal de nuestra novela debe aparecer en la sinopsis como eje central. Eso implica tener muy claro cuál es el conflicto al que se enfrentan nuestros protagonistas y, aunque no te lo creas, no siempre es así. Nos cuesta trabajo identificar conscientemente el conflicto central de la novela que escribimos. Para empezar porque tendremos diferentes tramas, cada una con sus propios conflictos, diferentes conflictos dentro de una misma trama, diferentes situaciones, etc.

Localizar el conflicto principal es FUNDAMENTAL para elaborar una sinopsis correcta. Vamos de nuevo con un ejemplo.

Elisa necesita entrevistar a Javier para no perder su trabajo y éste no quiere oír hablar de periodistas. Ella se enamorará de un hombre al que sabe que hará daño y él se empezará a enamorar de una mujer con la esperanza de que ésta no le haga daño por lo que todas las pruebas para confirmar esta tesis serán pocas.

En este caso el conflicto se centra sobre el dolor que uno, consciente o inconscientemente, puede afligir al otro y la solución al confitico será salvarlo de ese dolor, aprender durante el proceso y ceder en él (cada uno de ellos) por el bien común.

EL ESPACIO
Desde mi punto de vista la importancia del espacio en la novela es capital. Es la caja de los bombones, el frasco del perfume, el escenario donde nuestros protagonistas amarán y sufrirán, por lo tanto debe ser atractivo desde la fase misma de diseño de la novela, debe estar relacionado con el tono que queramos dar a la misma y convertirse en un recurso narrativo más.

Detectemos pues los rasgos más significativos de nuestros espacios, de nuestros escenarios y sus ideas fuerza. Sigamos con nuestro ejemplo.

La novela transcurre entre una perdida, solitaria y «alternativa» playa gaditana y la zona más sofisticada de Madrid. Dos zonas de contraste que pretenden reflejar los perfiles de cada protagonista. Se desarrolla en invierno,llueve y hace un frío glacial. En el pueblo costero apenas hay nadie más que los pescadores y la gente del lugar,  lo que contrasta con la idea de playa estival a la que estamos acostumbrados. En la capital la ciudad toma forma.

EL TIEMPO
El desarrollo temporal de la novela es otro de los aspectos fundamentales a la hora de trabajar una sinopsis. No es lo mismo que nuestra obra se desarrolle durante diferentes momentos de un lapsus temporal de 10 años, o que lo haga a lo largo de una sola hora. La segunda opción, observa, aumentará la idea de urgencia, velocidad, dinamismo, lo que encaja, a su vez, con cierto tipo de argumento. En el caso que estamos trabajando se trata de una novela corta por lo que la fugacidad era un factor para mí importante. Por eso «Siete razones para no enamorarse» transcurre en siete días... además de apoyar el título. Vayamos con el ejemplo.

La novela transcurre en unos pocos días de invierno, con un salto temporal al final de la obra de unos cuantos meses que se desarrolla en un epílogo.

EL SUBGÉNERO
Cuando hablamos de subgénero hablamos del interés de un lector, así que (si por ejemplo) alguien compra una novela que se llama «Drácula», quiere leer una obra de vampiros y no (también por ejemplo), una novela del oeste sobre un caballo trotón llamado Drácula. Como ves este ejemplo no es muy bueno, pero con él quiero explicar que los lectores quieren que les demos las pistas necesarias para saber qué van a leer, y más los que leen novela romántica. ¿Tu novela es erótica o histórica?, ¿es paranormal o SciFi? ¿Es sentimental o Chit Lit?

Eso significa que otra de las ideas fuerza que debemos introducir en nuestra sinopsis son las claves del subgénero al que pertenece. Digo las claves porque también podemos decir (aunque a mí no me guste«Novela Paranormal que trata de...»... ¿no es mejor decir «Joan era un ser de la oscuridad»?

«Siete razones para para no enamorarse» pertenece al subgénero contemporáneo.

LÍNEA ARGUMENTAL
Y por último el argumento. Observa que no hemos llegado a él hasta el final. Hemos hecho un recorrido por sus alrededores hasta centrarnos, ya aquí, en lo que en teoría es una sinopsis... la descripción de un argumento.

Cuando narramos el argumento de nuestra novela funciona muy bien hacerlo en función de los puntos de tensión aunque excluyendo, claro está, los resolutivos (Detonante, Cambios de rumbo, clímax, final). Una buena fórmula suele ser partir del detonante y terminar en el primer cambio de rumbo. Vamos con nuestro ejemplo.

Elisa debe buscar un tema impactante para su nuevo artículo, si no la despedirán. En estas está cuando le llama la atención la mortuoria a su propio corazón que algún tipo ha insertado en un periódico y ese es el tema que le propone a su malvada redactora jefa. Pero solo tiene siete días para encontrarlo, entrevistarlo y escribir el artículo de su vida. Sin embargo el hombre al que se enfrenta no es lo que esperaba, y éste le propone que por cada pregunta que deba contestarle para su entrevista deberá satisfacer un deseo íntimo que él tenga en mente. Ella acepta, y lo que en principio es solo un trabajo cualquiera se convierte en mucho, mucho más.

Observa que este resumen del argumento podría ser nuestra sinopsis, sin embargo nos faltan todos los puntos fuertes vistos anteriormente para hacerla realmente atractiva. Reescribámosla entonces con todos sus ingredientes.

NUESTRA SINOPSIS

Elisa, redactora estrella de la exclusiva revista LUO, es la mujer perfecta; bella y simpática, pero también ambiciosa y enamorada de su profesión. Quiere llegar alto, muy alto en su trabajo, pero si no logra escribir en siete días el artículo de su vida, Martina, la nueva redactora jefe la pondrá de patitas en la calle. En estas está cuando le llama la atención una necrológica que aparece en el periódico, donde un tipo da el pésame a su propio corazón maltratado por las mujeres. 

Aunque no le presta demasiada atención al asunto, en el consejo editorial no le queda otra que proponerlo como tema de su nuevo reportaje, cosa que entusiasma a Martina. Pero solo tiene siete días para encontrar a un individuo de tan mal gusto, entrevistarlo y escribir el artículo de su vida. 

Sin embargo el hombre al que se enfrenta no es lo que esperaba. Javier es un tipo misterioso y es evidente que oculta algo que se resiste a mostrar. Ha levantado una barrera para que las mujeres no le hagan daño, aunque su aspecto despreocupado no lo demuestre. Lo último que Javier quiere ahora es una mujer en su vida, y menos que le guste, y menos aún de la que pueda enamorarse. Así que ante la insistencias de aquella molesta periodista (Elisa) solo se le ocurre proponerle que por cada pregunta que él deba contestar ella deberá satisfacer uno de sus deseo más íntimos. Siete preguntas. Siete días. Siete deseos. Ella acepta, y lo que en principio no es más que el precio para conseguir el artículo de su vida se convierte en mucho, mucho más. 

Entre playas desiertas y perdidas de la costa gaditana, entre el brillo de la zona más exclusiva de Madrid, en solo siete fríos días de invierno «Siete razones para para no enamorarse» te puede hacer cambiar de opinión. 


Añado un punto más que me ha sugerido mi amiga de Facebook Mª José de Acuña, y es la optimización del texto para buscadores (SEO), de manera que hagamos fácil que aquellos que busquen  algo similar nos encuentren. Y ahora sí, eso es todo.

Espero que te haya sido útil este artículo. De ser así, compártelo.