Perspectiva de la Novela Romántica 2015… ¿hacia dónde vamos?


Empezar un artículo sobre pasado, presente y perspectiva de la novela romántica hablando de Lehman Brothers no es lo más usual, pero es que esta empresa fundada en 1850, que había resistido una guerra civil, la crisis bancaria del 1907, el Crack del 29, los escándalos en el trading de bonos, los colapsos en Hedge Funds, etc. no superó la crisis (subprime) de 2008 y conformó la mayor quiebra de la historia hasta el momento. Eso sucedió el 15 de septiembre y se considera el punto de partida de esta crisis que sufrimos, que tantas cosas ha cambiado y que por supuesto ha afectado (y mucho) al sector editorial y al género romántico que es el que vamos a analizar aquí. 

Un artículo como éste solo tiene sentido si se aportan datos fiables y fuentes ciertas. Eso pretendo en las próximas líneas por lo que te pido disculpas de antemano por los paréntesis, los gráficos y las citas. A partir de este momento intentaré dejar claro cuáles son mis opiniones personales y cuáles los datos objetivos mediante la incorporación de sus fuentes. Al final me permitiré sacar conclusiones. Éstas no serán verdades sino, desde mis perspectiva, lo que percibo que será el futuro en los próximos años una vez analizados antecedentes y cifras. Pero antes… demos un paseo por el sector de la Novela Romántica y veamos de qué estamos hablando.

LA NOVELA ROMÁNTICA; HASTA HACE POCO UN GÉNERO ANGLOSAJÓN


La novela romántica ha sido hasta hace poco un género netamente anglosajón (USA, Reino Unido y Canadá).

Tal y como lo entiende la asociación Romance Writers of America (RWA), una novela debe tener dos elementos básicos para ser llamada «romántica»: una historia de amor central y un final emocionalmente satisfactorio y optimista (Fuente: The Romance Writers of America)

Déjame que te explique qué es eso de la RWA. Se trata de una asociación sin ánimo de lucro compuesta por más de 10.000 escritoras y escritores de novela romántica y otros profesionales del ramo cuya misión es promover los intereses profesionales de los novelistas de carrera enfocada a través de la creación de redes y su promoción.

Esta asociación, mediante estudios anuales, nos aporta una visión muy clara de un industria de mil millones de dólares al año en los Estados Unidos

Las novelas románticas pueden tener cualquier tono o estilo. Pueden localizarse en cualquier lugar o tiempo, y tienen diferentes niveles de sensualidad, que van desde lo más dulce a lo más caliente (Fuente: The Romance Writers of America). 

Estas diferencias permiten crear subgéneros específicos y dotan al género de una diversidad y dinamismo difícil de encontrar en otros géneros dentro de la ficción literaria. 

Vamos a dimensionarlo para hacernos una idea de qué estamos hablando.

  • El valor estimado anual de las ventas totales de novela romántica en USA en 2013 fue de 1.080 millones de dólares (fuente: BookStats). En España el volumen de negocio de la novela romántica fue de 48 millones de euros en 2013 (fuente: Federación de gremios de editores de España)



  • Dentro de la Ficción para adultos en USA, la novela romántica ocupa una cuota del 13% (fuente: Nielsen Libros y Consumidor Tracker, BISAC Romance).  En España el informe de la Federación de Gremios de Editores no segrega entre ficción y no ficción por lo que debemos compararlo con el volumen que ocupa la novela romántica dentro del paraguas de la Literatura en general y que nos arroja una cuota del 7,6%.


  • Si lo vemos por formatos, podemos decir que el 39% de los libros románticos comprados en USA son eBooks, el 32% bolsillo, el 18% trade, el 9% tapa dura, el 1% audio y otro 1% en varios formaros sin especificar (fuente: Nielsen Unidos Romance Paisaje Q1 2014). No he encontrado fuentes para comparar este dato en España, pero solo hay que echar un vistazo a Amazon.es para darse cuenta de que la compra según formatos empieza a parecerse mucho a esto y de que la autoedición en digital es cada vez más fuerte.



  • En USA el comprador de novela romántica es la mujer, con un 84% de la cuota, dejando al hombre en un 16% (fuente: Nielsen Libros y seguimiento del Consumidor)


  • La edad del comprador de libros de romántica podría centrarse en los 30-54 años, ya que esta horquilla supone en 41% de la compras por edad (Fuente: Nielsen Romance Encuesta comprador para RWA) 

LA NOVELA ROMÁNTICA EN ESPAÑA


En junio de este año se publicó el avance estadístico del informe anual de la Federación de Gremios de Editores de España. Los datos que arrojaba no eran nada halagüeños. A precio constante la facturación en el mundo del libro ha caído en los últimos 10 años un 39% y nada indica que se haya tocado fondo ya que (sobre todo en los dos últimos años) las caídas han sido vertiginosas con más de un 10% anual.

No voy a centrarme en analizar los datos del informe porque encontrarás en la Red decenas de artículos de personas más preparadas que yo que hacen apreciaciones muy acertadas. Lo que sí quiero hacer es un recorrido por lo que ha pasado en los últimos 10 años en el sector de la novela romántica en España y cómo esta visión puede darnos respuesta a lo que está sucediendo en este momento e ideas posibles de lo que quizá suceda en el futuro.

Los datos que vamos a ver a partir de ahora están extraídos de los informes anuales de la Federación de Gremios de Editores de España a amenos que se diga lo contrario.

FASE 1Diez años atrás el sector de la novela romántica estaba compuesto en España por unas pocas editoriales, fuertes y bien posicionadas, con excelentes editoras que tenían buen ojo y bien parceladas sus líneas de edición así como lectores fieles. En esta primero fase nos encontramos con un mercado basado en la compra de derechos internacionales y fueron relativamente «pocas» las autoras anglosajonas (para hacernos una idea de cuánto de pocas pensemos que solo asociadas a la RWA que hayan publicado son del orden de 2.300 autoras) que pasaron el filtro de calidad y que llegaron a traducirse y editarse en nuestro país en aquella época. En 2007 se publicaron 1.037 títulos en España con una gran tirada media de 5.070 unidades.  Este dato refleja muy bien la situación del momento: público fiel y largas tiradas para cubrir la demanda.





FASE 2: Como opinión personal ubico en 2006 la fecha en que este panorama empezó a cambiar para entrar en una fase 2. La editorial Terciopelo lanza un premio de novela romántica que gana la escritora Jezz Burning con su «Al llegar la noche». Antes se habían producido otros intentos para publicar a autoras de habla hispana, como el premio que en 2004 lanzó Harlequin Ibérica (siempre una editorial pionera) pero que no tuvo continuidad. O el intento de otras editoriales de pequeño tamaño por editar a autoras locales, sin excesiva repercusión. Elijo esta fecha de 2006 porque implica tres hitos unidos que marcaron un cambio: 


  1. Una editorial de tamaño considerable como Roca (Terciopelo) piensa en publicar en nuestra lengua. 
  2. Se convoca un premio con continuidad que sigue vigente hasta nuestros días.
  3. Lo gana una autora que mantiene una constante publicando.

FASE 3: A partir de aquí, el sector sigue creciendo y tomando esta dirección, vadeando incluso de manera afortunada los primeros años de la crisis hasta el año 2009 (se pasa de publicar al año 1.037 títulos a publicar en estos años 1.799. Aunque es cierto que otros datos nos vaticinan que las cosas empiezan a  ir mal: la tirada media baja a la mitad (de 19.612 a 8.192 libros por título), y la facturación empieza a resentirse en 2009, bajando por primera vez de los 40,03 millones de 2008 a los 36,33 millones en 2009. 

En este periodo otras editoriales empiezan a darse cuenta de que las pocas autoras que se están publicando tienen cierto éxito y que es mucho más rentable publicar a autoras noveles y locales (ahorro en compra de derechos, adelantos y traducciones).


FASE 4: Los dos años siguientes (2010 y 2011) la tendencia en el sector de la novela romántica se mantiene mientras la crisis hace estragos en el Mundo del Libro. Se crean nuevas editoriales que ven en la romántica en español una buena opción y  no solo las editoriales pequeñas y medianas se dan cuenta de esto, sino que los grandes grupos (siempre más lentos en reaccionar) empiezan a percibir al sector romántico de autoras locales como una fuente estable de ingresos y de ahorro de costes ya que se están produciendo ciertos fenómenos que así lo atestiguan. 



Vamos a ver tres de estos fenómenos que apuntan que la novela romántica en español es un sector seguro:


  1. Megan Maxwell, siguiendo la tendencia antes descrita, publica su primera obra («Te lo dije») con una pequeña editorial sevillana en 2009. En breve se convierte en un fenómeno de masas y en 2011 ya es una de las autoras más leídas en nuestra lengua.
  2. En 2005 se publica la primera entrega de la saga «Crepúsculo» que dará un impulso importante al sector de la novela romántica en general y que junto con el resto de títulos de la saga serán los más vendidos del momento lo que ayuda a que el sector se mantenga en estos años de crisis. A nivel local lanza a muchas autoras que escriben género paranormal y las editoriales apuestan por ellas.
  3. En 2011 se publica «50 sombras de Grey» que de nuevo provoca una nueva tendencia en el sector en este caso hacia la novela romántica erótica y a la vez hace que éste se mantenga en números. A pesar de las polémicas (¿Romántica erótica o solo erótica?) ahora mismo es una tendencia clara que ha impulsado a que muchas autoras locales se ubiquen el este subgénero y quizá se encuentre en meseta, empezando a declinar en los próximos 2 o 3 años.

A su vez hay que decir que en esta fase 4 nos encontramos con una demanda superior a la oferta, lo que es en principio inaudito y se pone en marcha una búsqueda constante de autores de novela romántica por parte de las editoriales


FASE 5: El último periodo comprende 2012 y 2013 donde empezamos a notar que el sector de la novela romántica, con los buenos datos obtenidos por éxitos como los anteriores, se consolida convirtiéndose en uno de los pocos que remonta con cierto éxito la crisis




Se han producido ajustes importantes. A pesar de haber aumentado el número de editoriales que publican romántica, el número de títulos publicados al año no ha crecido significativamente pues se pasa de los 1.037 títulos en 2007 a 1.233 títulos en 2013. Además, el volumen por cada título se ha reducido a la mitad; si en 2007 por cada título se publicaban 20.337 ejemplares ahora se editan 10.000. Y el dato que sí sorprende y que indica cómo el sector de la novela romántica ha sabido regular las debilidades y amenazas para centrarse en oportunidades y fortalezas, el la cifra de facturación pues en un año como 2013 donde la caída anual del sector editorial es del 11,7% (en año anterior lo fue del 10,9%), la romántica factura 48,22 millones de euros frente a los 34,94 millones del año anterior, superando sus cifra de facturación de antes de la crisis (en 2007 facturó 42,38 millones). 

Este dato cobra relevancia si lo comparamos con el sector del libro pues la caída a precio constante es desde 2004 del 39% y manejando nuestra horquilla temporal podemos ver que  mientras en 2007 se facturó 3.123 millones de euros, en 2014 apenas se ha llegado a los 2.181 millones.

Hay que sumar a esto un aumento de las autoras y autores publicados. Si tomamos como dato comparativo la RWA, de las autoras inscritas en esta asociación norteamericana y que hayan sido publicadas hay un total de 2.322. Para conseguir este dato en España tenemos dificultad, pero si queremos hacernos una idea tenemos el número de participantes en la RA (Jornadas de Novela Romántica Adulta de Madrid) que en 2013 estuvo visitada por 63  autoras o autores españoles y en 2014, al día de hoy, las inscripciones de autoras españolas van por 111 sabiendo que hasta la fecha de su celebración (febrero 15) aumentará sensiblemente.


CONCLUSIONES (O VATICINIOS)


Voy a echar las cartas sobre el destino de la novela romántica, así que guarda este artículo a buen recaudo por unos años… a ver si puedo ganarme la vida como adivino.

Analizando los datos anteriores saco, a título personal, las siguientes conclusiones:


  1. El sector de la novela romántica en nuestra lengua anda en vías de estabilizar su tendencia creciente pues ya son pocas las editoriales de calado que no han virado hacia la incorporación de autoras y autores de habla hispana en sus catálogos (quizá la última haya sido Titania, del Grupo Urano, con la celebración de su premio de novela romántica en español). La mayoría de ellos en ediciones digitales, otros en papel.
  2. Se avecina un periodo de mayor exigencia en la calidad literaria de los autores pues las críticas principales giran en torno a la publicación indiscriminada debida a esta gran demanda. Al estabilizarse el crecimiento se provocará un expurgo entre los actuantes actuales y una búsqueda de talento entre los nuevos autores, con mayor exigencia en la calidad literaria.
  3. La tendencia erótica va a seguir al menos 2 años más si se cumple la horquilla temporal de otros best seller.
  4. Vamos a ver en los próximos años una penetración de autoras españolas (traducidas al inglés) en el mercado anglosajón. Quizá ya esté pasando porque la novela «Empezar de nuevo» de Isabel Keats se está traduciendo al inglés y pronto saldrá a la venta para ese mercado. Observar qué pasará va a ser apasionante. Esto implicaría un nuevo hito, o una nueva fase, pues de ser importadores empezaríamos a convertirnos en exportadores de autores románticos en el mayor mercado del género (mil millones de dólares). Harlequin Ibérica va  a ser clave en esto.
  5. La autoedición va a provocar  un cambio en el mundo editorial en general y en el romántico en particular. Esto ya lo estamos viendo en los últimos años, pero también podemos observar cómo se acelera según pasa el tiempo.

Una vez llegados al final debo decir que todo esto que expongo puede ser, en verdad, muy diferente. Pues no he encontrado datos sólidos de la edición digital segregado por materias para valorar cómo se comporta la novela romántica, pero puedo vaticinar que entre las editoriales potentes que están editando en digital (desde Harlequin con su HQÑ, a Planeta con su Zafiro) y la autopublicación, los datos del sector pueden ser aún más optimistas de lo que ya son.

Espero que te haya gustado. Si es así, COMPÁRTELO.


Con la tecnología de Blogger.