4 may. 2015

15 pasos infalibles para corregir tu novela

Corregir es una parte más de la escritura de una novela.
No debemos verlo como algo independiente u opcional. La novela no está acabada hasta que no ha pasado por un exhaustivo y metódico proceso de corrección.
La corrección plantea dos problemas igualmente importantes:
·         Que no se corrija en profundidad, por lo que la novela arrastre erratas y fallos estructurales y llegue así al editor.
·         Que nunca terminemos de corregir. Plantéate desde ya que tantas veces como leas tu obra, tantas querrás poner, quitar o cambiar cosas. Incluso una vez editada e impresa. Por eso hay muchos escritores que no vuelven a leer sus novelas una vez están publicadas: salud mental.
He buscado un argumento que dimensione de forma adecuada la importancia de la corrección, pero solo se me ocurre uno: piensa en el tiempo que te va a llevar planificar y escribir tu novela. Pues bien, solo tendrás una oportunidad por editorial. Si mandas la obra con deficiencias acabas de perderla.
En este artículo veremos qué es la corrección y aprenderemos un método para llevarla a cabo en su justa medida.

b) ¿Qué debemos corregir?

"El error de redacción más frecuente son las frases muy largas"
De una entrevista a
Mercedes Tabuyo, Correctora Editorial

Una vez terminada la novela, debemos empezar el proceso de reescritura.
La reescritura es un camino que tiene un principio y un fin, y digo esto porque tantas veces como leamos nuestro texto, tantas veces encontraremos cosas que nos gustaría cambiar. Por eso es imprescindible aplicar una metodología a la corrección, para evitar que el proceso sea eterno.
Vamos a dar un vistazo general al proceso de corrección para después entrar en detalles.
·         La re-visión: ten en cuenta que el proceso de corrección es una re-visión de la obra (verla desde diferentes puntos de vista). Es un paso atrás para comprobar si lo que has escrito es lo que querías. Siempre tienes la oportunidad de cambiarlo antes de mandar a una editorial, a un agente o autoeditarlo.
·         Una obra imprefecta: debes ser consciente de que la obra que ha salido de tus manos no está terminada. Podríamos decir que lo que has hecho hasta ahora es redactar. Realmente, escribir es corregir. Quedémonos con que ahora empezamos a escribir.
·         No tengas miedo: cambia lo que no te guste. A veces somos reticentes a transformar la novela una vez terminada. Debemos evitar este temor. Armarnos con bolígrafo rojo, como veremos después, y eliminar, ampliar o cambiar todo lo que no nos guste.
·         Pide ayuda: No hagas el camino sola si te sientes bloqueada o perdida. Procúrate algunos críticos (o lectores 0) en los que confíes. Personas que a su vez escriban y conozcan el proceso siempre son mejores. Paga a un corrector profesional, incluso, si te lo puedes permitir. Pero no le pidas que te digan si les gusta o no tu trabajo. Eso es demasiado general. Mejor coméntales los asuntos o conceptos estilísticos que te preocupan (¿está bien definido el protagonistas?, ¿se acelera demasiado al final?, ¿es creíble el desenlace?, etc.). Cuando sepan qué buscar, serán capaces de ofrecer soluciones constructivas
·         Tómate un respiro: La revisión, como la escritura, no es algo que puedas forzar. Así que respira. Sal a pasear, organiza una cita con amigos/as, o sal a bailar si te gusta. Gana perspectiva. Los ojos frescos llevan a una escritura fresca que es el objetivo de toda revisión.

LOS TIPOS DE CORRECIÓN
Existen dos modos de corregir. El primero es ineludible. El segundo es aconsejable
Estas dos formas son la Corrección Interna, que es el proceso personal de corrección, el que haremos nosotros mismo siguiendo los pasos que propondremos aquí. Y el segundo es la Corrección Externa, que es cuando buscamos ayuda del exterior para mejorar el resultado de la corrección de nuestra novela. Ambos modos son complementarios.

c) CORRECCIÓN INTERNA:

PASO UNO: imprimir el manuscrito para corregir.
El texto, por supuesto, se puede corregir en la pantalla del ordenador, pero la experiencia nos dice que se localizan con más facilidad los errores sobre papel.
Hay que dar estilo al texto digital en un formato determinado antes de imprimirlo:
·         Utilizar un tipo de fuente (letra) romana sencillo mejor que una de palo seco, pues para textos largos dan mejor resultado y cansan menos cansancio durante la lectura. Las habituales son Times New Roman, o Garamond (letras de Palo Seco sería, por ejemplo, Arial o Verdana).
·         Dejar doble espacio entre línea y línea. La función de este espacio es anotar en él las correcciones o apreciaciones.
·         Hacer sangría en la primera línea de cada párrafo para ayudar visualmente a localizar el ritmo del texto. Justificar también el texto.
·         Imprimir por una sola cara. También tiene una explicación; el reverso es otro espacio donde escribir y anotar.
·         Encuadernar el texto con espiral o “gusanillo”. Esto evitará que se nos despiste alguna hoja, que siempre irán numeradas.

PASO DOS: proveerse de bolígrafo rojo.
Como autor debes trabajar el texto en rojo, anotando o cambiando lo que te interese. Existe un “lenguaje” de corrector que puedes consultar en internet. Aun así, puedes crear el tuyo propio, ya que esta primera corrección es para tu uso exclusivo. Cuando un editor te devuelva unas galeradas corregidas en papel para que las revise, sí lo usarás, por lo que es interesante que, al menos, lo conozcas.

PASO TRES: corregir con la misma intensidad cada capítulo.
Como es cierto que la corrección suele ser un proceso lento, es importante que corrijamos cada parte del libro con la misma intensidad. Un error habitual es que los primeros capítulos estén bien corregidos, pero a medida que avanza la lectura, los últimos apenas estén retocados. Debemos evitarlo.

PASO CUATRO: Primera pasada.
En esta primera pasada de la novela al completo es aconsejable concentrarse en la estructura de la obra. Para ello debemos preguntarnos continuamente:
·         ¿Comienza la novela de forma adecuada una vez que la hemos terminado? solo contestamos Sí o No. Cuando empecemos a aplicar las correcciones que hemos hecho en el papel a nuestro texto del ordenador, entonces desarrollaremos varios inicios si hemos contestado que no.
·         ¿Es el tipo de novela que queremos? Esta pregunta es peligrosa, porque la insatisfacción permanente del artista te va a hacer contestarte siempre que no, pero debes ser benevolente contigo misma.
·         ¿Los personajes tiene el carácter necesario? Ahora es el momento de preguntárnoslo. Debemos saber si los personajes creados funcionan bien.
·         ¿La acción es suficiente como para entretener al lector? ¿Y los impulsos? Independientemente del subgénero, la novela romántica no puede ser aburrida. A veces debemos conseguirlo por medio de la emoción, otras por el erotismo, otras por la acción. ¿Lo hemos logrado?
·         ¿Los escenarios son suficientemente atractivos y adecuados? Realmente nos estamos preguntando si funcionan bien. ¿debemos cambiar algo en alguno de ellos?
·         ¿El narrador funciona de forma correcta? El narrador, que nos dio tantos dolores de cabeza a la hora de elegirlo; pues ahora es el momento de descubrir si hemos acertado.
·         ¿Los temas a tratar se han mantenido? Eso no quiere decir que a lo largo del proceso de escritura no decidamos hacer cambios drásticos, pero debemos preguntarnos también si son localizables.
·         ¿Es adecuado el tono? Muchas veces nos falta o sobra humor, necesitamos más dramatismo, o quizá debemos aportar más misterio.
·         ¿Son adecuados los capítulos? ¿o tenemos capítulos de 50 páginas y otros de 3? Es necesario preguntarse si la división de capítulos es la adecuada. Muchas veces se termina por dividirlos más o por el contrario, agruparlos en menos capítulos.

PASO CINCO: Segunda pasada; centrarse en la narración.
La segunda pasada es donde corregiremos el estilo, teniendo especial cuidado con:
·         Eliminar frases hechas.
·         Eliminar repeticiones malsonantes o cercanas.
·         Buscar imágenes originales.
·         Eliminar frases demasiado largas o concatenadas.
·         Eliminar adverbios terminados en “mente” y gerundios mal aplicados.

PASO SEIS: aplicar las correcciones al texto.
Cuando tenemos en nuestras manos el manuscrito corregido, lleno de anotaciones en rojo, debemos pasar esas correcciones al texto digital de nuestro ordenador. Aquí es importante que vayamos guardando cada una de las diferentes versiones del texto siguiendo la siguiente nomenclatura:
·         Primer texto; versión 1: esta versión es el original no corregido, que se guarda con nombre, fecha y versión. Veámoslo con un ejemplo: Amor_12_03_2015_(v1). De esta forma tenemos el título para localizarlo. La fecha para saber de cuándo es esa versión. Y qué número en la larga serie de revisiones tiene este texto.

IMPORTANTE: Debemos guardar cada versión. Podemos hacerlo o copiando el archivo completo y pegándolo en un nuevo documento con el nuevo nombre. O abriendo el archivo y guardándolo con un nuevo nombre (Guardar como…). De estas dos maneras no aseguramos que no borraremos ninguna de las versiones de nuestra novela.

·         Segundo texto; versión 2: Amor_18_08_2015_(v2).
·         Tercer texto; versión 3: Amor_01_03_2016_(v3).
·         Y así…

PASO SIETE: dejar reposar durante al menos dos meses.
Si durante el proceso de narración era interesante empaparse de la esencia de la novela leyendo, escuchando, olfateando todo aquello que tuviera algo que ver con ella, ahora ha llegado el momento de tomar distancia.
Es importante que la dejemos reposar, como a un buen vino. Casi olvidarnos de ella. Empezar nuevos proyectos, leer nuevas cosas. Buscar en nosotros un cambio de perspectiva.

PASO OCHO: volver a corregir una segunda vez, empezando por el paso 1
Dos meses después, cuando hagamos nuestra segunda y última corrección interna, veremos cómo descubrimos cosas que antes han pasado desapercibidas.

Antes de pasar a la corrección externa, vamos a ver algunas cosas que debemos tener en cuenta, tanto para un tipo de corrección como para otro:

COSAS A TENER EN CUENTA TANTO PARA LA CORRECCIÓN INTERNA COMO EXTERNA
·         Debemos trabajar las escenas como unidades que empiezan y terminan, dándoles una visión global.
·         Con los capítulos debemos hacer lo mismo.
·         Debemos controlar el ritmo.
·         Debemos evitar personajes estereotipados.
·         Debemos conseguir que las acciones sean creíbles
·         Debemos quedar convencidos de que el principio y el final de nuestra novela son los mejores que puede tener.
·         Debemos suprimir lo que no tenga una función.
·         Debemos eliminar información repetida.
·         Debemos limpiar de adjetivos y adverbios que saturen la narración.

IMPORTANTE: ahora, antes de sacarla al exterior, es el momento de registrar nuestro manuscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual.

d) CORRECCIÓN EXTERNA

Dijimos al principio que la corrección externa es optativa. Sin embargo nos ayudará no solo a corregir nuestra novela desde todos los puntos de vista, sino a darnos una visión exterior de la misma que nos puede ayudar a enriquecerla.
Veamos una serie de pasos, que se pueden ordenas como quieras y saltarte los que quieras, para una sólida corrección externa:

PASO NUEVE: Darlo a leer a familia y amigos, y sobre todo a Lectores 0.
Sería una primera visión exterior, pero solo válida si son capaces (o nosotros somas capaces de transmitir), que deben hacer una lectura crítica.
En todo momento deberemos diferenciar entre las opiniones personales y el análisis. Las opiniones personales suelen estar en el ámbito del gusto. El análisis del por qué.  Debemos entregarles el manuscrito impreso junto con una carta cerrada que deben abrir al final de la lectura. Esta carta contiene nuestras dudas y deben devolvérnosla contestada por email.

PASO DIEZ: Darlo a leer a clubes de lectura.
Aunque sería generalizar, pero podríamos decir que en todas las bibliotecas públicas y grandes librerías existe un club de lectura. Una forma fabulosa de mejorar nuestra obra es buscar su colaboración. Para conseguirlo lo correcto es hablar y acordar la colaboración del /la bibliotecario/a o librero/a y hacerlo partícipe de nuestro proyecto. Junto con tantas copias de nuestro manuscrito como miembros tenga el club, le entregaremos a cada uno un cuestionario de valoración. Éste puede estar inspirado en todas las preguntas que se plantean en este artículo. Debajo veréis un cuestionario tipo, pero ya que vosotras sospecháis dónde está la debilidad de vuestra obra, podéis orientarlo hacia su detección.
Por supuesto lo normal es que te inviten a la sesión de debate de tu obra. Sé humilde, acepta las opiniones, da las gracias por cada alago o crítica, y gratifica a los participantes con una buena tarta o un pastel hecho por ti; no solo te han ayudado sino que cuando publiques tu novela serán los primero en comprarla; ya son tus lectores.

FICHA DE CORRECIÓN
¿Comienza la novela de forma adecuada?

¿Te gusta? ¿Qué cambiarías?

¿Los personajes tienen el carácter necesario? 

¿La acción es suficiente como para entretener al lector?

¿Los escenarios son suficientemente atractivos y adecuados?

¿El narrador funciona de forma correcta?

¿Localizas los temas que trata?

¿Es adecuado el tono?

¿Es adecuada la división de los capítulos?

¿Son acertadas las escenas?

¿Se mantiene el ritmo? ¿Dónde no?

¿Hay personajes estereotipados?

¿Son creíbles las acciones?

¿Te parece que el principio y el final son los mejores para esta novela? sugerencias

¿Sobra algo?

¿Detectas si hay información repetida?

¿La adjetivación la ves adecuada?

¿Detectas algunas frases hechas?

¿Detectas repeticiones?

¿Crees que las imágenes literarias son suficientemente originales? Si no, señálalas.

¿Consideras que hay frases demasiado largas? ¿Dónde?

¿Has encontrado adverbios terminados en “mente” o gerundios mal usados?


PASO ONCE: Darlo a leer a los Talleres de Escritura.
También en las bibliotecas públicas y en muchas librerías existen talleres de escritura. El proceso sería igual que el descrito en el paso anterior.

PASO DOCE: Darlo a leer a través de internet.
Aquí debemos tener especial cuidado. Antes que nada debemos sopesar si nos interesa difundir nuestra obra en la Red (colgarla completa en un foto o dar la posibilidad de descargarla), ya que puedes tener problemas con tu editor si éste ve que tu obra está colgada íntegramente en internet, pues se entendería que ya ha sido difundida y por lo tanto dejaría de ser inédita.
Lo correcto es acercarte a cualquiera de los muchos portales de novela romántica, participar en los foros, y encontrar a otros usuarios que quieran leer tu obra. En ese caso mándala por correo electrónico (por supuesto tu obra ya debe estar registrada en Propiedad Intelectual).
Para propiciar esto, cuelga el primer capítulo, o mejor, el detonante. Haz participar a los demás. Puedes adjuntarles el cuestionario anterior.

PASO TRECE: Mandar a hacer una corrección de estilo.
Si queremos que nuestra obra esté perfecta, también puedes mandarla a valorar y/o a corregir.
Una valoración suele ser un estudio pormenorizado de la novela, hecho por un profesional, que nos analizará a fondo el texto y nos emitirá un informe literario que suele tener entre 10 y 30 páginas. Las partes de la que suele constar un informa de este tipo son:
·         Corrección del Inicio
·         Corrección del Final
·         Análisis de los personajes
·         Análisis de la Ortografía y sintaxis
·         Análisis de la Estructura de la obra
·         Errores y hallazgos
·         Recomendaciones de corrección
Conclusiones finales, donde se suelen recomendar editoriales y contactos si el informe es positivo, o recomendaciones de corrección. Hay muchos y muy buenos profesionales que puedes encontrar en la Red.

PASO CATORCE: Corregir orto-tipográficamente
Se trata de una corrección centrada en las erratas ortográficas y de tipografía hecho por un profesional corrector. El precio de corrección suele oscilar entre 0,90 € y 1,20 € por millar de caracteres con espacios.

PASO QUINCE: el séptimo paso en verdad no lo es. Consiste en tener en nuestras manos una obra acabada y perfecta para mandar a una editorial.
Debemos ser conscientes de que solo vamos a tener una oportunidad por editorial. Cuanto más acabada esté la obra, mejor.
Si te ha gustado este artículo, COMPÁRTELO.