CARTA ABIERTA A LOS EVENTOS DE NOVELA ROMÁNTICA


El concepto de “Comunidad” es bien conocido en el ámbito literario de la novela romántica. 

Recuerdo que en 2004, cuando empecé a interesarme profesionalmente por este género, lo primero que me sorprendió fue la cantidad de lectoras, también autoras, que se concentraban a través de las webs temáticas (permitidme el uso del femenino, pero es una cuestión de números): El rincón romántico, Románticas al horizonte, Autoras en la sombra, Noches de Almack, o Gauchas románticas eran algunas de estas webs que canalizaban los deseos de intercambiar impresiones de miles (sí, miles) de lectoras, así como las ganas de sentirse leídas de decenas de escritoras que por entonces tenían difícil (salvo raras excepciones) la posibilidad de ser publicadas como autoras de novela romántica en las editoriales que entonces lo hacían, ya que era un género netamente anglosajón donde primaban las traducciones.

Cuento esto porque el deseo de interconectarnos, de hablar de lo que nos apasiona, de contarnos, es algo que existe desde que yo me acerqué tímidamente al género hace ya más de una década. 

En cierto modo hemos hecho un viaje inverso, de lo digital a lo analógico, y de ahí, de esta necesidad, han surgido los muchos eventos sobre novela romántica que hoy recorren el territorio y que son, como intento explicar, una necesidad real.

Vosotras, como organizadoras, sois conscientes más que nadie del esfuerzo que es necesario volcar para poner en marcha cualquiera de estos encuentros y creo que lo primero que hay que hacer es agradecéroslo. Sobre todo cuando se cuenta de antemano con que no serán del gusto de todos. Cada asistente tenemos una expectativa: como lector, como editor, como autor. Algunas sumamente particulares, y dar respuesta generalizada es complicado. 

Las satisfacciones como organizadores son grandes, pero también los disgustos. ¿Ninguna habéis pensado en algún momento... “Pero yo por qué me he medito en esto”? La respuesta es fácil: Este mundo nos apasiona y las recompensas (grandes en forma de afecto, de generación de redes), o pequeñas (de difusión), no siempre compensan los disgustos.

Durante los últimos cuatro años he recorrido muchos de los eventos dedicados a la novela romántica de este país... ¡Qué grandes sois, chicas! ¡Qué capacidad de congregar y organizar!.. Por eso creo que podemos, entre todos, aportar ideas que renueven el formato evento y lo hagan más atractivo. ¿Cómo? Lo ignoro, por eso quiero recopilar con vuestra ayuda, la de autores y lectores, una lista de ideas que puedan ser recogidas por vosotras para usar según creáis. 

EMPECEMOS LA LISTA DE IDEAS QUE ESPERO QUE SE AMPLÍE CON LAS APORTACIONES DE NUESTRA COMUNIDAD

1. Nuevos formatos: Sería interesante buscar nuevos formatos de eventos. Somos gente con imaginación, seguro que se nos ocurren. Por poner un ejemplo, me fascina el formato "lecturas" que se ha perdido completamente en nuestro país; una noche para leer entre todos una obra mientras tomamos algo... He sido incapaz de encontrar el nombre y el enlace de un evento de este tipo que se hace en Colonia (Alemania); lecturas literarias en bares, hoteles, teatros, etc. de toda la ciudad. ¿Os imagináis que la próxima novela de Megan Maxwell, o de Lola P. Nieva, se presente con una lectura completa en un teatro antes de que salga a la luz? Y apunto esto porque el formato auditorio (una mesa que expone y un público que recibe la información) es perfecto para un congreso pero muy cansado si no se cuidan tres factores: los contenidos tienen que ser originales e interesantes, los ponentes deben tener una buena capacidad comunicativa, y los moderadores deben ser muy dinámicos. Si ahondamos en los temas que circulan alrededor de la novela romántica nos damos cuenta de algunos problemas:
  1. Los temas son finitos, por lo que aunque lo intentemos, terminamos repitiéndonos.
  2. Hay autores maravillosos que somos un autentico tostón delante del público porque lo que tenemos que contar y lo que contamos bien lo hacemos en 400 páginas y no es una mesa de debate.
  3. Muchos de nosotros sabemos mucho de novela romántica pero no tenemos la capacidad de hacer dinámica una mesa cuando actuamos como moderadores.
2. Encuentro profesional: necesitamos un encuentro profesional porque muchos de quienes acudimos a los eventos somos autores y aún tenemos mucho que aprender.

3. Nuevas tecnologías: creo que no solo son interesantes para que podamos transmitir los eventos mediante Periscope, o abrir un turno de preguntas por Twiter, o... creo que funcionaría bien un encuentro digital si sabemos encontrar la manera de unirlo a lo analógico.

4. Mayor participación de los lectores: Los autores existimos porque existen lectores. Sus ideas y sus necesidades son importantísimas. Habría que recogerlas. ¿Cómo podemos hacer dinámica y no receptiva la participación de los lectores? 

5. Calendario: es complicado saber qué evento se hará dónde y cuándo. Necesitamos un punto de información abierto y participativo que recopile todo esto (tipo wiki, quizá). Existen blogs y autoras (Como Paola C. Álvarez) que lo han recogido, pero sería necesario una web de información donde cada evento pueda subir sus contenidos a un calendario, y todos tener la información de primera mano.

Ahora te toca a ti. Si tienes ideas, AÑÁDELAS EN LOS COMENTARIOS.

Con la tecnología de Blogger.